Marte: la gran mentira de la NASA

0
121

Según la NASA, el planeta Marte es un páramo inerte, rocoso y árido sin vida pero ¿Marte es así en realidad?

Los robots exploradores que la NASA ha enviado al planeta rojo, con el objetivo principal de determinar si existen o han existido condiciones favorables para la vida en el planeta, fracasaron en su misión. Pese a ello, la NASA sigue insistiendo, enviando robots cada uno más costoso que el anterior ¿para que tanto derroche sí, según nos dicen, no hay nada de interés? ¿acaso tiene información sobre este planeta que lo convierte en un lugar mucho más interesante de lo que imaginamos?

Periódicamente, nuestra ciencia ha ido contestando afirmativa y negativamente a esta importante cuestión, hasta que en 1958 el Dr. Sinton, combinando un sensibilísimo espectroscopio con el telescopio de 5 m. de diámetro del Monte Palomar, demostró fehacientemente que en Marte hay vida.

Un año antes se había reunido en EE. UU., por segunda vez, el llamado “Comité Internacional de Marte” fundado en el año 1953 con la participación de especialistas estudiosos de ese planeta y de dieciocho observatorios pertenecientes a 10 países, entre los que se contaban EE.UU., Francia, Sudáfrica o Argentina.

Ya en el año 1957, en el observatorio Lowell de Flagstaff Arizona, el Dr. Slipher, Presidente del Comité, dio a conocer las más recientes conclusiones:

  1. La existencia de una atmósfera marciana semejante a la terrestre.
  2. La existencia del casquete polar marciano, con 3 capas: profunda o mineral; intermedia de hielo y superior nubosa.
  3. La existencia de lluvias, sobre su superficie.
  4. La existencia de vida, aunque “no comparable con la nuestra.”
  5. La existencia de una misteriosa luz azul, que varía desde los diferentes puntos de observación.

Estas principales conclusiones se basaron en el estudio de más de 100.000 fotografías procedentes de las 10 naciones integrantes del Comité inicial, más Japón.

De 1957 a la fecha actual, no menos de otras 100.000 fotografías de Marte deben haber sido tomadas y estudiadas, pero su difusión no parece haber seguido el mismo ritmo ascendente, pues tenemos la impresión de que la investigación ha caído bajo la consabida “secrecía oficial”.

Las fotos del Curiosity han reavivado la polémica de que el color de la atmósfera de Marte no es rojiza como nos habían contado, sino que sería muy parecida a la nuestra. Lo cierto es que las dudas empezaron cuando las sondas Viking de la NASA exploraron Marte en 1975 y enviaron las primeras imágenes junto con los análisis realizados a su superficie.

Las fotos revelaron un color de la atmósfera muy parecido al de La Tierra, y los análisis revelaron que Marte albergaba vida microbiana, según afirmó el Dr. Gilbert Levin, ingeniero que trabajó para la NASA en la misión de la sonda Viking en 1976 y encargado de analizar los datos.

Si el descubrimiento de vida microbiana es cierto, unido a la existencia de agua congelada, en estos 38 años que han pasado, han tenido tiempo de sobra de experimentar para construir bases en el planeta y de probar lo inimaginable.

En el año 2015 John Grotzinger, jefe de la misión Curiosity, demostró que en el fondo del cráter Gale había lagos “permanentes” que no se secaron durante miles de años. El descubrimiento implica que el agua líquida estuvo presente en Marte, de una forma u otra, durante un tiempo bastante largo, después de que el planeta rojo perdiera todos sus océanos. Este descubrimiento comprobó la posibilidad hipotética de la existencia de la vida en estos cuerpos de agua marcianos.

Científicos del Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona (EE.UU.), concluyeron tras el estudio de una región de Marte conocida como ‘Noctis Labyrinthus’, cerca de una meseta volcánica, que la cuenca producida por la posible existencia hace miles de años de lagos de gran profundidad podrían haber sido el entorno apropiado para la aparición de la vida.

En una entrevista televisiva, el doctor Brandenburg dijo: “Dos grandes desastres ocurrieron en Marte”, dijo a Supreme Master TV, señalando a la utopía en un mapa. “Uno aquí, y luego un impacto de asteroide pasó aquí, y Cydonia estuvo justo en medio de ellos. Eso es desconcertante. ¿Por qué iban a pasar tantas cosas malas en un área de Marte?

Habiendo dicho todo lo anterior, lo extraño sería que en el pasado lejano no se desarrollara una civilización marciana que habría dejado rastros de su existencia; edificios, estatuas, templos, cientos de miles de años de antigüedad, ahora cubierta por el medio ambiente duro marciano.

En las teorías más extremistas, un informante que participó en un programa espacial ultra secreto, afirma que los seres humanos han estado viajando a Marte durante décadas. Curiosamente, muchos ex empleados de la NASA y militares se han expresado sobre la existencia de un programa espacial muy reservado que utiliza tecnología que va mucho más allá de lo que la sociedad actual conoce.

“Existe un gobierno en las sombras con su propia Fuerza Aérea, su propia Armada, su propio mecanismo de recaudación de fondos, con la capacidad de perseguir sus propias ideas de interés nacional, libre de todos los pesos y contrapesos, y libre de la propia ley.”

Por la red corren innumerables fotografías en las que se aprecia objetos o figuras inexplicables. Cada cierto tiempo, las imágenes que captan los Rovers de la NASA alimentan toda clase de teorías tanto de escépticos como creyentes: pirámides, esfinges, construcciones y toda clase de objetos “aparecen” cada vez, en un debate que parece interminable.

Debemos de ser conscientes de que lo poco que se está mostrando de las exploraciones de Marte y los acontecimientos que se producen en ese planeta son un espejismo. La realidad de lo que allí sucede, tanto en la superficie como en el interior, es mucho más compleja.

No obstante, la cantidad de objetos que son ‘descubiertos’ en el planeta rojo aumenta día con día y se viralizan en Internet ¿Será que todo es una ilusión?

Comentarios

comments